martes, 17 de noviembre de 2009

Smoothie(s)

Se necesitan, todo en cantidades al gusto y al ojo.

- Frutas. Segun el gusto, la receta proponía banano y naranja. Yo use manzana y pera con algo de canela. Mi impresión es que debe ser preferible usar al menos una fruta jugosa como la naranja, la mandarina, la patilla, quizas melon.

- Yogurt con sabor a vainilla o con sabor neutro, como el kumis. Yo consegui unas bolsitas de kumis por porcion que funcionaron bien, pero me parecen muy pequeñas, sólo tienen 150 gramos.

- Miel, o endulzante que se desee. Yo usé miel, pero por la poca cantidad, creo que no importaría usar azucar, sabro o trozitos de caña de azucar si se prefiere.

- Cosas variadas que agregarle. En el libro recomiendan linaza para quemar grasa, o algo de vainilla, o avena, o un cereal. Yo agregué algo de canela por el olor.

El plan original era hacerlo como desayuno, me dio pereza salir a comprar las frutas, así que desayuné un cafe de microhondas y un trozo de pan. Ayer leí que el cafe hervido es como el cafe de peor calidad para los baristas ( la gente que trabaja en bares de cafe, segun entiendo) es practicamente cafe dañado. Sin embargo me gusta, negro, sin azucar y en cantidades industriales.

Despues de ir al gimnasio( porque ir al gimnasio es lo que me va a permitir comer cuanto cocine del libro sin preocuparme por el peso, la grasa o la ausencia de conteos caloricos que me permitan deducir cuanto estoy comiendo y cuando debería preocuparme por eso( además cuando uno tiene sobrepeso, y le gusta cocinar a uno lo miran mal como si uno no tuviera derecho a aprender a cocinar, o como si uno solo quisiera aprender para poder comer en la noche cosas más elaboradas que papas y coca-cola)) fui a carrefour, que queda justo al lado, para comprar el yogurt y un par de frutas. Compre peras, manzanas, mangos, naranjas y bananos, además de miel. Cómo ya había pasado el medio día pensé que podía hacer la bebida en vez de cena. Y así fue.

La experiencia: fue rapido, unos 5 minutos para prepararlo. piqué una manzana y una pera, las metí en la licuadora, y luego agregué el yogurt, una bolsita de 150 gr que es menos de una taza pero no sé cuanto menos. Probé y sentí más el sabor de la pera que el de la manzana, y recordé que un día en bogotá probé un dulce de pera con canela, absolutamente delicioso. Así que corrí a buscar la canela, y agregué lo que calcúlo fue una cucharada. Y un poco de vainilla por insistencia de mi prima. Tras volver a licuarlo todo, obtuve una especie de liquido extraño que me sabía mucho a canela y no estaba frío. No me gustó mucho la textura del bebedizo aunque el sabor no estaba mal, pero eso hace parte de preparar cosas, tener experiencias buenas y malas.

Observaciones: Aunque tuve problemas con el smoothie ( que además es el primero que tomo en mi vida) me gustó la idea, y no me dio hambre en la noche, creo que, al menos hasta terminar las frutas que compré, voy a desayunar con smoothies diariamente. Creo que en parte el problema que tuve, fue el hecho de que tanto la manzana como la pera son frutas con poco liquido interno, y el problema de la temperatura pienso arreglarlo congelando el yogur previamente, tengo una bolsita en el congelador; si eso no funciona, entonces lo prepararé antes de acostarme y lo consumiré en la mañana. Si la textura sigue siendo rara, quizas aumente la cantidad de yogurt o disminuya la cantidad de fruta.

Blogged with the Flock Browser