lunes, 19 de octubre de 2009

Sheccid

Cuenta la leyenda, que un hombre, un joven de muy buena naturaleza fue culpado de un crimen que no cometió. y fue hecho prisionero. La prisión en ese país era algo más parecido a un campo de concentración que a un simple conjunto de celdas. Los prisioneros nunca eran sacados de sus celdas,  la luz del sol era sólo un recuerdo para ellos, y la comida era apenas la necesaria para mantenerlos vivos. Pero lo peor es que los instintos más primarios habían aflorado en todos, había violaciones, asesinatos y violencia por todas partes, y el joven se desilusionó de la vida. Él tambien se convirtió en una bestia salvaje para poder sobrevivir. Y eso sería toda la historia de como la sociedad corrompe al hombre despues de haberlo salvado de la niñez (que es otra forma de salvajismo) pero resulta que la princesa de ese país, Sheccid, era una chica curiosa de hermosos ojos, y ésta le pidió a su padre conocer la prisión.

 No se sabe cómo fue la visita, pero cuenta la leyenda que ocurrieron dos cosas entonces: la princesa se sintió asqueada por el lugar y el prisionero se sintió fascinado por ella. Ella pidió que mejoraran las condiciones de vida de los prisionerso, él pensó en escapar, ganar mucho dinero y pedir su mano. Las condiciones mejoraron, mucho, y el joven escapó de la prisión.

Es aquí cuando la historia se torna increible, el joven se hizo comerciante y se forró de dinero ( es posible( sólo posible) que haya usado tacticas ilicitas, pero por otra parte nadie contrata exconvictos), y dado que tenía muy buena naturaleza al poco tiempo se convirtió en uno de los hombres más importantes del país. La princesa se casó, y el joven se casó, así que ambos se casaron, pero con gente distinta. De hecho, la leyenda originalmente permite deducir que nunca se volvieron a ver, y a él no le importó, porque ella fue solo su inspiración y nada más.

Conozco la leyenda gracias a un libro llamado la fuerza de Sheccid, la mayor parte de la gente lo consideraría un libro simpatico con mensaje adoctrinante y voz populista, algo así como un libro de paulo coehlo con mensaje explicito, y menos famoso. Pero para mi fue más que eso, fue la representación de mis amores de adolescencia, la chica linda y tierna pero misteriosa que se aleja de uno cuando uno parece acercarse, la que dice si y luego no, la que lo quiere a uno porque uno es un poco artista, la que tiene un secreto que uno jamás conocerá. Y así era la chica del libro, y así era el libro. En un capitulo, el fundamental, pienso yo, el chico va en la noche a una fiesta en la casa de ella, y de pronto está de regreso en su casa con el corazon roto, sabemos que vio algo, pero no qué.

MIentras yo me convertía en adulto siempre quise tener eso, digo ¿quién no?. Tener una inspiración, que además fuera linda, y misteriosa.  Entonces pensé que yo si aprovecharía la oportunidad no la dejaría ser de otro. Pero ahora no estoy seguro de que pensar, he tenido varías sheccids en mi vida, y podría nombrar al menos a tres. Gente a quien amé profundamente, o eso creí, y que me inspirar hacer mi vida un poco mejor. Pero es más que eso, busque inconscientemente gente parecida a ella, gente que se alejaba cuando nos acercabamos, gente inalcanzable, gente que apreciara el arte, gente con un secreto que jamás conocí

Y no quiero más eso, quiero saber el secreto, y aqui lo tengo en mis manos, Los ojos de mi princesa, la versión completa y sin censura de la fuerza de Sheccid. Pero ahora tengo miedo, miedo de saber que ellas mis sheccids, las que mejoraron mi vida sin quererlo, tambien eran humanas, que tal vez fui un idiota al creer que podía salvarlas, porque no querían ser salvadas, al creer que podía amarlas, porque no querían ser amadas, al creer que podía entenderlas, porque todo lo que me mostraban era su lado bueno, que fui un idiota al no entender que su alejamiento no era miedo de mí, era miedo por mi, por contaminarme, porque yo siempre soy tan bueno, tan controlado tan inteligente, tan absurdamente decente... Quiero decir,  las amé profundamente y ellas no eran capaces de entender que no tengo miedo de contagiarme que yo tambien he fumado hasta el punto en que no puedo recordar la ultima vez que no tenía un cigarrillo en la mano, que he bebido hasta  vomitar, hasta terminar en lugares desconocidos que no podrían estar mas lejos de mi casa, que he usado drogas, que me he peleado, que tengo miedo, que generalmente cambiaría toda mi inteligencia, mis cualidades, todos los años, dias, y horas que me queden de vida, mi alma inmortal, si es que tal cosa existe, por haber podido conocerlas en verdad, por no haber tenido que lidiar con una fachada montada por mi propio bienestar.

Lo peor de todo es que me siento culpable por eso, me siento culpable porque a veces siento que hubiera podido ayudarlas, porque tal vez si el personaje de la fuerza de sheccid hubiera querido ayudarla, entonces la historia sería otra. Me siento culpable por haberlas forzado a representar alguien que no eran, me siento culpable por haberlas abandonado, o haberles permitido abandonarme. Hoy menciono sus nombres por ultima vez, y deseo poder olvidarlas de una vez y por todas. Hoy las mato porque pienso que tal vez eso querían, sólo quiero decir gracias y jodanse. J , Anastasia, Valentina. Descansen en paz.
Blogged with the Flock Browser

8 comentarios:

Anónimo dijo...

sabes amigo ese libro me encanto hice locuras me meti adentro astael cansancio de ese libro y no puede olvidar ala mujer escribi mi ccs como nadie hice un cuaderno desde el dia q la conoci asta el dia q terminamos llore mucho pero ahi qede aun no me recupero

Anónimo dijo...

Una Sheccid mas.....!

Hermosaa historia solo los verdaderos soñadores entienden el mensaje del libro y con que amor se hiso y tu eres uno de ellos!

Luis Loayza dijo...

Leí 5 veces y no me cansare de leerlo... Hoy tmb tengo a mi sheccid... Pocas personas como tu saben que este libro es muy valioso...

Luis Loayza dijo...

Leí 5 veces y no me cansare de leerlo... Hoy tmb tengo a mi sheccid... Pocas personas como tu saben que este libro es muy valioso...

Luis Loayza dijo...

Leí 5 veces y no me cansare de leerlo... Hoy tmb tengo a mi sheccid... Pocas personas como tu saben que este libro es muy valioso...

Victor Alejandro Chavon Soto dijo...

Yo me llamo SHECCID pero asi tiene el nombre en el google pero me llamo sheccid q locura

leonel torres dijo...

Hola Loayza. Cómo está?? Espero que bien. Cuál es el autor del libro SHECCID.?? Si me lo podría decir porque el de Carlos Cuauhtémoc. Se llama la fuerza de sheccid y está cómo en resumen ese no Yo quiero saber el. Libro original

Anónimo dijo...

pues es el mismo autor el libro se llama los ojos de mi princesa la fuerza de sheccid