domingo, 4 de octubre de 2009

Guardo de ti miles de cosas
fotos, aunque de mí no conservo ninguna
palabras, que repito con melancolía
una voz que no estoy seguro de que fuera la tuya
una tristeza que fue compartida
la mitad de algo que rompí, y me gustaría completar de nuevo.
Atesoro en tal medida tu nombre
que nadie parece merecerlo,
quisiera que el mundo entero lo olvidara
y sólo fueran para ti sus letras.
Regresar es volver siempre a tu ausencia,
¿sabes cuantas mujeres se parecen a ti?
me parece encontrarte en todas partes,
ver un poco de ti en todas la mujeres,
en las que ignoran mi presencia, y en las que me sonríen
todas tú, y tú, ninguna.